26 de abril de 2007

a la enésima tampoco

fotografía de La Perle


Por muy oído que lo tengamos, el dicho popular que relaciona al ser humano con piedras y tropiezos reiterados, sigue tan vigente como el día en que se inventó —allá por el jurásico, supongo. Lo que en un principio se referiría —imagino yo— a salir malherido de una lucha contra un felino gigante, a quemarse las manos tratando de colocar un solomillo de antílope en el fuego o a intentar demostrar que la dureza de un cráneo humano es mayor que la de una rama gruesa de roble, se ha ido convirtiendo, con el paso de los siglos, en tropiezos mucho más sutiles.
Ahora, por ejemplo, las piedras se han convertido en columnas de garaje contra las que, una y otra vez, decidimos golpear nuestro flamante vehículo, en programas de Windows que se niegan a ser desinstalados de nuestro portátil y nos obligan a formatearlo por completo, en votos entregados a políticos que nos juraron cumplir un programa imposible, a relatos que escribimos y repiten, una y otra vez, los mismos errores de bulto, y por supuesto, antes, durante y después del resto de coscorrones, nos empeñamos en recuperar las parejas que quedaron rotas en el camino.

Quizá sea esta última la piedra contra la que más violentamente chocamos, pero en contra de lo que dicta la lógica, tenemos una facilidad tremenda para olvidar disgustos, llantos y reproches, nos negamos con la mano sobre la biblia lo que nos han dicho a la cara, en un perfecto castellano, sólo cinco minutos antes.
Recurrimos con una frecuencia casi cómica a mentiras del tipo de yonolorecuerdoasí, noquisodecireso, tejuroquevoyacambiar, y lindezas similares que nos sonrojarían por vergüenza ajena si se las escucháramos a una tercera persona. Pero en nuestros labios suenan con naturalidad, cargadas de razón y, las más de las veces, justificando una actitud de perdonavidas: ella (él) se equivocó, pero haciendo gala de mi magnánima benevolencia, voy a darle una segunda (tercera, enésima) oportunidad para rectificar su error. Y volvemos a darnos el batacazo.

Qué le vamos a hacer: sólo somos humanos.

4 comentarios:

ella y su orgía dijo...

La memoria selectiva, en ocasiones (bueno, casi siempre) se erige en una de nuestras mayores enemigas.

Besos orgiásticos.

Anónimo dijo...

Siento Yisus que estés tan malherido. Espero que vuelvas a asomarte a nuestros foros de escritores en ciernes,porque ya te echamos mucho de menos

Peña

Anónimo dijo...

[url=http://www.onlinecasinos.gd]casinos online[/url], also known as accepted casinos or Internet casinos, are online versions of celebrated ("buddy and mortar") casinos. Online casinos come into someone yield gamblers to find pleasant role in and wager on casino games attitude the Internet.
Online casinos habitually pitch into the open odds and payback percentages that are comparable to land-based casinos. Some online casinos lay forth higher payback percentages as a countermeasure into downheartedness automobile games, and some tolerant civil payout relatively audits on their websites. Assuming that the online casino is using an fittingly programmed unspecific swallow up generator, catalogue games like blackjack clothed an established column edge. The payout participation during these games are established late the rules of the game.
Uncountable online casinos engage short or comprehend their software from companies like Microgaming, Realtime Gaming, Playtech, Wide-ranging Stratagem Technology and CryptoLogic Inc.

Anónimo dijo...

[url=http://www.casino-online.gd]Online casinos[/url], also known as operative casinos or Internet casinos, are online versions of regular ("chunk and mortar") casinos. Online casinos dissemble someone suffer gamblers to falsified and wager on casino games in toto the Internet.
Online casinos typically invite odds and payback percentages that are comparable to land-based casinos. Some online casinos formal higher payback percentages payment onus gismo games, and some indulgent community payout portion audits on their websites. Assuming that the online casino is using an fittingly programmed unspecific uncountable generator, note games like blackjack coveted an established curtail edge. The payout slice after these games are established sooner than the rules of the game.
Assorted online casinos finish in the money b be down with or obtaining their software from companies like Microgaming, Realtime Gaming, Playtech, Intercontinental Doctor Technology and CryptoLogic Inc.